¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obes.es no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obes.es puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obes.es, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obes.es en el correo

Gonzalo, el vulgar

“Anonadado y estupefacto” me quedo cuando algunos me consideran un genio. Pero vamos a ver, ¡ si soy el más vulgar de este mundo!. Dejemos la nube y pisemos el suelo.

Soy un tipo que me relaciono con cualquiera, hablo y escucho a todo el mundo, pero hay algo que siempre me ha dejado perplejo, que el vulgar soy yo y los genios todos los demás. Es decir, que yo, una persona hasta a la que han encerrado en la cárcel, perseguido,… no por delinquir, sino por pensar diferente, después de todo resulta que soy el menos especial que haya parido madre, y es que al final nada de eso tiene importancia y nada tiene que ver con marcar diferencias. En definitiva, según la mayoría, la genialidad parte desde los grupos bien adiestrados y bien parecidos, lo de “parecidos” no lo digo por el aspecto físico.

No importa con quien hables, si lo haces con un camarero, resulta que no solo es el chef número uno de la historia de la humanidad, puede darte clases de fontanería, mecánica, arquitectura y hasta de arte, es poeta, filósofo, y, claro, yo a tanta genialidad reconozco que no llego; si se jode un grifo en mi casa llamo a un fontanero porque si me encargo yo posiblemente se inunden las viviendas de mis vecinos, si mi coche no arranca, llamo a la grúa y que lo lleven a un taller para que un mecánico se ocupe de él, si proyecto una casa seguro que se cae. Pero al parecer, para los demás eso no es ningún problema, ellos todo lo saben y yo soy un auténtico gilipollas, una persona vulgar que no me entero de nada, ni de que eso de demostrar las cosas no tiene ni la más mínima importancia. Y no es que menosprecie a mis amigos los camareros, es que fue el gremio que primero se me ocurrió, porque aquí no se salva nadie, el dentista al que vas a que te joda la dentadura resulta que sabe más de albañilería que el tío Paco que lleva treinta años en el oficio, el barbero canta mejor que Pavarotti, el ingeniero de minas es crítico de arte, el de la tienda de ultramarinos tiene unos pensamientos tan profundos, que ahora incluye en su currículo que es filósofo,…

Fíjate si seré vulgar que cuando pinto mis cuadros, ni me entero de lo que hago, el “intelectual” de turno siempre sabe su significado mejor que yo,, ¡oyee!, si le llevo la contraria hasta soy un inculto, así que calladito es como mejor estoy. Si un amigo me traiciona, pues calladito también, ya que soy tan vulgar que no entiendo que él en realidad lo ha hecho por mi bien.

Pero no importa, eso de ser vulgar también tiene sus compensaciones. Mientras esos genios que me rodean no pueden conciliar el sueño por sentirse incomprendidos, yo, aprovechando mi vulgaridad o el rioja, duermo a pierna suelta, mientras ellos ahorran para comprarse un peluquín, yo me compro una maquinilla de afeitar, mientras los genios van al gimnasio para mejorar esa fisonomía suya que tanto les atormenta, yo me salgo a tomar unos vinos para reírme un poco con el primero que me encuentre y fomentar mi vulgar tripita cervecera. Cuando alguno me dice que beber es malo, como soy tan vulgar, les digo que ya lo sé, que no tengo sangre, sino vino en mis venas y que seguro que me muero por una puta cirrosis, ¿si me dicen que es malo fumar?, pues cambio mi muerte por un cáncer de pulmón. Por favor, si tengo un accidente, no busquen mi grupo sanguíneo, mejor hagan una trasfusión con un buen tinto de la Ribera del Duero, seguro que al día siguiente estaré fuera del hospital fumándome un purito, con el culo al aire y con las uñas de los pies pintadas de rosa porque mi parienta es muy graciosa la muy jodida.

A este paso vamos a tener que poner los currículos en las lápidas, y, claro, eso son tradiciones de tanta genialidad que me rodea y a la que no termino de cogerle el punto, a mí, como soy tan vulgar, me gustaría que en mi lápida dijese, “desde aquí te veo las bragas”, claro, eso es cuestión de la altura, porque si es en un nicho tendría que poner “desde aquí te veo las tetas”. En serio, a una persona tan vulgar como yo no hay que enterrarla, ni ponerla en una tumba, ni en un nicho y mucho menos escribir ningún epitafio, porqué ¿a quién coño le importa?, sencillamente que tiren mi cuerpo a un contenedor y que ese servicio de recogida de basuras se ocupe del asunto porque para eso lo pagamos los vulgares y los genios.

En fin, que si usted es genial como la mayoría y pretende pegarse un tiro esta noche, olvídese de personas tan vulgares como yo, sencillamente piense que el motivo principal por el que se va a volar los sesos es porque la actual alineación de galaxias en el universo no llega a la altura de entender su propia genialidad. Yo, en honor a su memoria, me tomaré un vino a su salud y diré eso de “qué bueno era”, y es que no soy un universo, ni una galaxia, ni un genio, solo una persona vulgar.

Al final, con la poca sabiduría de un vulgar gilipollas, lo que realmente me motiva es la preferencia de pertenecer al pequeño grupo de vulgares y dejar que todos los genios de este mundo, el 99.9999 %, tengáis cuidado con la dirección de las salpicaduras de sangre al pegaros el tiro, porque no soy Drácula.

Gonzalo Obes

0
0
0
s2sdefault

Puede ponerse en contacto conmigo mediante los siguientes enlaces:
Por las redes sociales: FacebookGoogle +TumblrPinterest
Por correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

© 2017- Gonzalo Obes

Conozca mi mundo, mis aficiones, mis pasiones, en
Obesia.com